Web de aptíssima

Web de aptíssima
“En un mundo donde el pesimismo se vuelve común, todavía hay personas que creen en sus metas”

miércoles, 12 de diciembre de 2012

¿Tiburón o delfín? Ojo con tu aleta caudal.



Es conveniente incorporar, en la búsqueda del éxito, una pizca de voluntad en mejorar las relaciones interpersonales, y más en el ámbito profesional. Establecer lazos de confianza sólidos y duraderos, que sumen valor y satisfacción a ti y a los que te rodean, en tu día a día. No sólo el fin es importante, sino la manera con que lo consigues. Es lo que te ayudará a crecer como profesional y como persona.


La soledad es muy traicionera

Hay quien ve la realidad empresarial como un mundo de tiburones, donde todo se basa en el dinero y las ventas, en donde es fácil encontrar una presa y “devorarla”. Los tiburones son seres solitarios. Pero rara vez ataca un tiburón a un delfín, porque los delfines tienen una cualidad que el tiburón no tiene: la habilidad de formar grupos. Y por eso les respetan, porque forman un grupo. No olvides que entre tiburones también se devoran unos a otros.

El libro "La estrategia del océano azul" (W. Chan Kim y Renee Mauborgne) nos habla de la existencia de dos tipos de estrategias: la del «océano rojo» y la del «océano azul». La primera lleva a las empresas a competir en espacios de mercado existentes (muy explorados y en los cuales la competencia feroz tiñe de rojo sus «aguas»)  a través de la diferenciación o la baja de costos. La del océano azul, en cambio, lleva a las empresas a generar un nuevo espacio de mercado haciendo irrelevante la competencia, creando y capturando nueva demanda, alineando todas las actividades de la organización con el objetivo de procurar la disminución de costos a la vez que el aumento del valor de los productos.


Para los autores se trata entonces de crear océanos azules, generando poderosos saltos de valor que constituyan en sí mismo una barrera infranqueable para la competencia, al menos durante un período suficientemente largo de tiempo. Tres criterios definen una buena estrategia de océano azul: foco, divergencia y un mensaje contundente para comunicarle al mercado.


Y tú, ¿en qué mar navegas? ¿viajas solo o en grupo? ¿eres un pez o un mamífero?

La importancia de elegir bien a la gente que te rodea es crucial para conseguir el éxito. Recuerda que si quieres caminar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos camina en grupo.

Os dejo una curiosidad como paralelismo de negatividad y positividad: 

Si alguna vez queréis diferenciar un tiburón de un delfín observad el movimiento de su aleta caudal (que es la que les permite propulsarse, progresar). Los tiburones mueven su cola de izquierda a derecha (como queriendo decir "NO", avanzando con esa negatividad), mientras que los delfines lo hacen de arriba a abajo (comunicando su positividad con un "SÍ").

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión es importante (gracias por su aportación). Si desea subscribirse por correo electrónico pinche abajo.