Web de aptíssima

Web de aptíssima
“En un mundo donde el pesimismo se vuelve común, todavía hay personas que creen en sus metas”

domingo, 21 de abril de 2013

Fisioterapia: una “aptíssima” herramienta para generar rentabilidad empresarial.


La fatiga física es un elemento presente en el mundo del trabajo apareciendo en diferentes contextos y teniendo variados condicionantes propios de cada entorno laboral.

Dolor y fatiga en relación con posturas y esfuerzos son problemas de salud que el trabajador asocia con alta frecuencia con la actividad laboral tal como reflejan los resultados de la VII Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo, desarrollada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (“VII Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo,” 2012). Se considera por tanto de especial interés en Salud Laboral la investigación de la respuesta adaptativa musculo-esquelética al estado de fatiga en especial en movimientos mantenidos o repetitivos. Ocurre, por ejemplo, en cadenas de montaje o ensamblaje, así como en reponedores de almacenes y comercios (y actualmente se describe ya en trabajos de baja intensidad física – como son las tareas de oficina -).

Los trastornos musculo esqueléticos siguen siendo la primera causa de baja laboral en España, siendo frecuentes las dolencias en la espalda, cuello, hombros, articulaciones y extremidades superiores e inferiores. El coste para la salud de los trabajadores (que derivan en accidentes graves o leves o en enfermedad profesional) unido al coste económico que supone para el propio trabajador y el Estado ponen el foco de atención en su erradicación.

Las bajas laborales por dolencias de columna vertebral provocan muchas miles de horas de trabajo perdidas a lo largo de un año. Un trastorno traumático de un trabajador provoca que se ausente de su puesto de trabajo, lo que conlleva ya una pérdida de productividad. Las cifras de lesiones, tanto laborales como de la vida cotidiana que afectan luego al rendimiento laboral son tan significativas que hacen que los expertos recomienden cuidar al máximo la preparación física de cada persona.

¿Cuánto tiempo tardaremos en darnos cuenta de la importancia de tener un profesional en plantilla que se ocupe de prevenir y aliviar estos “malos hábitos y dolores”, o si no en plantilla, al menos contratar ocasionalmente los servicios de un fisioterapeuta?

La fisioterapia en las empresas mejoraría la calidad de vida de los trabajadores, reduciría las bajas laborales y, por tanto, los gastos por incapacidades temporales. El fisioterapeuta de empresa, además de tratar las lesiones ya producidas, puede ejercer una función preventiva, orientando a los trabajadores sobre la manera más saludable de desempeñar sus funciones, previniendo así la aparición de futuros problemas de salud.

Fisioterapia: una “aptíssima” herramienta para generar rentabilidad empresarial.


Además de los beneficios lógicos para el paciente, este servicio ofrece otros beneficios como:

- aumenta la motivación en el trabajador al aumentar su satisfacción laboral.
- aumenta la concienciación de hábitos adecuados de actuación sobre el riesgo.
- aumenta el rendimiento del trabajador al estar “más y mejor atendido”.
- aumenta el rendimiento laboral al centrar toda su atención en su trabajo, sin distracciones, ni recesos.
- aumenta su fidelidad hacia la empresa y su sentimiento de permanencia.
- su empresa, socialmente, estará muy bien vista.
- optimiza el tiempo libre dentro de la empresa para una buena causa.
- obtiene importantes desgravaciones fiscales para la empresa por tratarse de un producto de salud.
- Y más beneficios, sobre todo económicos, que irá descubriendo…, cuando haya puesto en marcha este servicio en su organización.

La prevención de la lesión musculo-esquelética es uno de los grandes retos de la prevención laboral. Y en este reto hay una doble responsabilidad, la del empresario para crear espacios de trabajo saludables, con un mobiliario y unas condiciones ambientales adecuadas, permitiendo al trabajador que varíe su actividad para evitar problemas por movimiento repetitivo, etc. y otra, la responsabilidad del trabajador, ya que debe utilizar los medios que le da el empresario de una manera adecuada, utilizando las medidas de seguridad y haciendo caso a lo que los sanitarios recomiendan evitando así lesiones.

Por ello en la ecuación de la productividad es conveniente incluir una variable “f” de fisioterapeuta, para que el binomio empresa-trabajador resulte eficaz y eficiente.

martes, 2 de abril de 2013

La carta auto-dirigida: el poder de tus palabras.

Queridíssimo JUAN:

Hace tiempo que ...

Así empezaba mi propia “carta auto-dirigida”.


En este mundo donde pocas veces nos hablamos a nosotros mismos, donde cualquier silencio lo solemos llenar con ruido, donde parece no haber tiempo para escucharnos a nosotros mismos, donde normalmente estamos más pendientes de “lo externo” para avanzar, aconsejo esta práctica personal con gran poder de cambio.

Nadie mejor que nosotros mismos conoce nuestros deseos, pasiones, miedos y proyectos. Nadie mejor que nosotros mismos es capaz de escribirse una carta de presente y futuro.

Ponernos a escribir en pocas líneas esta carta, lo considero fundamental para nuestra propia motivación personal. Yo mismo la empleo en momentos puntuales, la vuelvo a releer y me ayuda a redirigir mis pasos, me ayuda a conectar conmigo mismo y ver un mañana más audaz y prometedor.

Esta carta se escribe “desde dentro”, en momentos donde nos reencontramos con nuestro Yo. Es conveniente escribirla tras un proceso de cambio, de aprendizaje, donde nos deseamos a nosotros mismos un mensaje de fortaleza y esperanza, lleno de positivismo. Volver a un tiempo pasado escrito con un presente muy personal nos da un aliento incombustible para afrontar próximos retos.

Desde aptíssima nos gustaría que hoy mismo comience Usted a escribir su carta auto-dirigida y se diga así mismo dónde le gustaría verse dentro de uno, tres o doce meses.  Háblese a sí mismo sobre ese sueño que quiere alcanzar. No escatime en mimos y dígase cuánto se quiere y cuánto vale porque necesitará escucharlo, es clave para crecer. Mientras la escriba recuerde aquellos miedos que le paralizan, más adelante los verá más pequeños de lo que en verdad fueron. Escriba hacia dónde quiere dirigirse, deseando fuertemente salvar todos los obstáculos que se le pongan por el camino. Escriba sobre qué le gusta de verdad hacer, qué es lo que le hace disfrutar cuando trabaja. Deséese a Usted mismo un futuro prometedor desde el presente. Ponga fecha y fírmela. Luego meta la carta en un sobre, ponga su propia dirección (no en el remitente sino en el DESTINO), entréguesela a alguien en quien confíe y dígale que se la mande por correo en ese plazo de tiempo que Usted mismo estimó oportuno darse.



Simplemente sólo el hecho de ponerse a escribirla ya es importante.

Deseando que esta experiencia le sea positiva y le sirva para avanzar en su camino, se despide cordialmente, JUAN. Un abrazo.