Web de aptíssima

Web de aptíssima
“En un mundo donde el pesimismo se vuelve común, todavía hay personas que creen en sus metas”

sábado, 28 de septiembre de 2013

La vida en bicicleta: ¿cambias o vas a piñón fijo? Tú eliges.

“La vida es como una bicicleta de 10 velocidades. La mayoría de nosotros tenemos cambios que nunca utilizamos” (Charles Schulz)

Y es que es más importante saber qué piñón (o cambio) vamos a utilizar que el ir dando rápidamente pedaladas, sin parar y creyendo que ganamos más terreno. En la vida hay etapas llanas, de ascenso y otras de descenso y saber qué cambio introducir es primordial para adaptar nuestra energía al ritmo que conviene. Como hemos dicho, no por mucho pedalear se avanza más.

Montar en bicicleta fortalece el cuerpo y alma, es una aptíssima herramienta para la salud física y mental. Es una forma económica y sencilla de hacer ejercicio sin demasiado esfuerzo. Múltiples estudios demuestran que los problemas más comunes de salud como por ejemplo las molestias o dolores de espalda y las irregularidades circulatorias o del corazón se pueden prevenir mediante el uso de la bicicleta. Sólo 10 minutos de pedaleo ya repercuten en la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones. A partir de 30 minutos aparecen influencias positivas en las funciones del corazón, y a partir de 50 minutos se estimula el metabolismo graso.


Otros estudios reflejan destacados descubrimientos sobre los efectos en niños hiperactivos o se obtienen mejores resultados en retención y memoria. La base de que la memoria mejore tras una sesión de duro ejercicio es biológica. Además de las endorfinas, causantes de la alegría que provoca pedalear, correr o nadar, al montar en bici se aumenta, de manera significativa, los niveles de una proteína conocida como neurotrofina o BDNF, que favorece el buen estado de las células nerviosas. En definitiva los usuarios de la bicicleta son "más listos" porque su actividad cerebral es más intensa.

Os dejo 2 frases que evidencian y animan su práctica:

“La estupidez aparente de pedalear no sólo nos hace más felices, también deja espacio para otros pensamientos, de lo banal a lo profundo. La melancolía es incompatible con la bicicleta” (James Starr)

“En el asiento de mi bicicleta, he tomado decisiones de vida (…) he escrito pasajes, artículos, y he reflejado soluciones útiles a problemas emocionales” (A. Einstein)
De su Teoría de la Relatividad, explicó: “Pensé en ello mientras montaba mi bicicleta”.

En esta línea de unir bicicleta-mejora del rendimiento-bienestar no puedo acabar esta entrada sin hablar de un claro ejemplo de superación y pundonor y de motivación en el ciclismo: del  estadounidense Christopher Horner (Equipo Radioshack), quien hizo realidad su sueño, levantando a sus 41 años los brazos como vencedor de la Vuelta Ciclista a España 2013, un sueño y un récord al ser el ciclista de más edad que gana una de las grandes, algo insólito que rompe teorías en el ciclismo.

Ha roto muchos planteamientos. Inició dicha Vuelta a España tras una lesión de rodilla que le impidió correr el Tour y con solo 14 días de competición. Su anarquía alimentaria es conocida por su afición a las hamburguesas, las pizzas, y cosas de las que huyen la inmensa mayoría de los corredores. Son piezas casi prohibidas, pero si alguien le impide el consumo, el ciclista nacido en Okinawa (Japón) puede enfurecerse. De las pocas cosas que le sacan de quicio.

Los técnicos del Radioshack destacan la mezcla de fortaleza física y mental. "ilusión, trabajo y ganas de cuidarse" son sus claves. Tiene una filosofía de vida muy abierta y eso, puede ser uno de sus éxitos. Mientras otros se cuidan al extremo y les llega la fatiga mental; él es todo lo contrario", dicen. Por eso, bromea, se plantea "durar hasta los 50 años". De momento, no tiene equipo para 2014, pero irá a por su vigésima temporada como profesional, sin duda.

Horner comenta que se volvió a Estados Unidos después de sus dos primeros años en el ciclismo europeo porque se dejaba el sueldo llamando por teléfono a sus hijos. Hablamos de 1997 y su hijo pequeño no quería hablar con él. Cuando casi todos los corredores con los que el comenzó a correr han dejado el ciclismo, él gana carreras, todo un ejemplo de superación.

Está visto que la edad es un número y lo que verdaderamente suma es la edad de la constancia, de la superación, del esfuerzo y de la negativa a rendirse. En algunos casos no importan los resultados, sino el reto personal. No basta con vencer a los contrarios sino también a sí mismo, a las limitaciones físicas de nuestro cuerpo. Es usual que algunos ciclistas dejen de competir, porque sus cuerpos no resisten más el intenso trabajo de años, por lo que la fuerza mental para sobreponerse es, en estos casos, más valiosa para vencer a ese rival que puede ser más difícil que el contrincante que está al frente. La práctica del ciclismo de larga distancia, a pesar de que suele realizarse en grupo, a parte de la capacidad física necesaria, se requiere de una gran "gestión de la soledad", a la que debemos de enfrentarnos y ser capaces de superar. Y el Coaching es una aptíssima herramienta para conseguirlo. Va, pues, dedicada esta entrada a nuestro virtual campeón Chris Horner, un ejemplo a seguir y un espejo donde reflejarse. Tú sí que conoces bien cómo utilizar los cambios en tu vida habiendo sabido adecuar trabajo-familia-éxito. Enhorabuena por partida doble, una como “padre” y otra como “abuelo” apodo que te has ganado con gran mérito.

Como anécdota decir que entre sus amigos más allegados o familia, se le apoda también con el nombre de “Redneck”, cuyo significado se traduce como “Cuello rojo”. En su país este seudónimo tiene un significado de índole popular. En otros tiempos se solía aplicar tal mote a los hombres que laboraban en las faenas agrícolas. Por ejemplo, muy comúnmente, a los que se dedicaban a trabajar en las plantaciones de algodón, muy en boga en el siglo pasado. Los interfectos al pasar tantas horas en la intemperie bajo un sol ardiente la piel se les volvían de un tono más bien rojizo. Se acusaba con preferencia a los que tenían la epidermis más delicada y fina. Es sabido que en los principios de su carrera como corredor ciclista, Horner, modesto económicamente en aquel entones, debió pagarse sus gastos fundamentales dedicando horas a trabajar en la dura especialidad entre andamios de la construcción. Fue de esta forma que se le asignó muy gráficamente el citado apodo. 

Supongo que para Horner colocarse el “Maillot rojo” que visten los héroes en la Vuelta Ciclista a España le motivaría también doblemente uno por lo que significa, ser líder de la carrera, y otro por ser de color rojo. Un color con el que puede que se sienta identificado y motivado y que le ha podido dar alas para llegar a lo más alto. A veces un color puede llevarnos más lejos que 1.000 peladas juntas y en este sentido asociar un color a una imagen, sonido o historia narrada, o a un sentimiento arraigado que nos llene, nos puede catapultar hacia nuestro objetivo de manera exponencial.