Web de aptíssima

Web de aptíssima
“En un mundo donde el pesimismo se vuelve común, todavía hay personas que creen en sus metas”

jueves, 23 de abril de 2015

Feliz día de San Jorge: la fuerza de un regalo.

¿Para qué existe el papel de regalo? ¿Para qué se hacen regalos con “notitas” de esas de busca primero en… y luego en…, hasta llegar a descubrirlo? Evidentemente para darle cierto misterio, dejar volar la imaginación o simplemente para crear ese clima emocional que acompaña al presente. En definitiva para aportarle cierto “halo” que confiera mayor valor al regalo en sí.

Esto me recuerda cierta conversación con una profesional en gestión de equipos que me comentaba tener momentos en su vida profesional que necesitaba detenerse para recargar pilas, parar el tiempo porque ni la dirección era correcta ni la velocidad adecuada, momentos para asimilar nuevos conceptos, nuevas perspectivas en la búsqueda de soluciones, nuevas alternativas para situaciones comprometidas, nuevas técnicas de comunicación, en definitiva desconectar para volver con mayor seguridad, motivación y entusiasmo al trabajo. Y así hizo, tras estar trabajando un tiempo largo en España en una reconocida Organización decidió cogerse una larga temporada de vacaciones y marchar para su otro país, el de origen, donde prácticamente quedó toda su familia para volver después a España como se suele decir: “con las pilas cargadas”.

Yo le pregunté si, a su vuelta a España, llegó más segura, más motivada y con mayor entusiasmo al trabajo, a lo que me respondió que algo más motivada sí, que tan pronto pisó suelo empresarial algún compañero le recibió diciéndole… “Qué bien que ya llegaste, te hemos echado de menos, ¿Has disfrutado tus vacaciones?,... en tu despacho tienes un regalo: un precioso ramo de flores para darte la bienvenida”.

A lo que le volví a preguntar: ¿cómo te hubieras sentido si en ese primer momento que te encontrabas rodeada de tu familia, relajada, contenta y feliz, “cargando esas baterías” llamasen a tu puerta y te entregaran ese mismo ramo de flores con una nota que dijera -“Bienvenida, disfruta tus vacaciones increíblemente. Te echamos de menos. Tu EMPRESA”-. En ese instante sus ojos me hablaron reconociendo el efecto motivador que le hubiera causado esta segunda opción. Y total, a la Empresa le hubiese costado el mismo tiempo y dinero, es sólo cuestión de poner una pizca más de interés, de querer llegar más allá, de una voluntad aptíssima.

“No importa el regalo, sino el papel con que se envuelve”, como bien decíamos en nuestra anterior entrada “La vitamina A del nuevo profesional”. No es el regalo en sí sino ese “halo”, ese misterio, esa pequeña sorpresa rodeada de un clima favorable cuyo tan solo recuerdo te auto-motiva, te sirve como potenciador y “cargador de pilas” para momentos de incertidumbre. Cualquier detalle es recibido como torrente motivador, una rosa, un libro, y si además se cuida y elige el momento adecuado mayor impacto produce. Regalo no, REGHALO, con H de HALO. Dediquemos ese tiempo preciado a envolver ese presente, a vestirlo y decorarlo para conferirle un valor incalculable.

Y hablando de regalos un día como el de hoy, un 23 de abril, os dejo un libro y una rosa  de regalo como homenaje a la festividad de Sant Jordi (San Jorge) y al Día Mundial del Libro.

El libro "Optimiza tu tiempo" te ofrece 5 claves para trabajar menos, producir más y disfrutar al máximo tu vida. Su autora, Ángela Rodríguez, es la coach profesional de "aptíssima".

El culto a San Jorge (Jorge significa en griego hombre que trabaja la tierra) también nos recuerda que “quien bien siembra, bien recoge” y el mejor regalo que puede tener un agricultor es recoger sus propios frutos. Y me consta que tanto esta flor como este libro que os dejo como regalo han sido fruto de una tierra bien trabajada por unos aptíssimos campesinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión es importante (gracias por su aportación). Si desea subscribirse por correo electrónico pinche abajo.